La apertura será el miércoles 29 de noviembre a las 12 horas y permanecerá abierta hasta el 18 de diciembre. La entrada es libre y gratuita

La Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Puerto Madryn invita a la comunidad a la inauguración de la muestra conmemorativa en homenaje a Alberto León, histórico relojero de la ciudad. Se llevará a cabo el miércoles 29 de noviembre a las 12 horas en la Sala Illid de la Casa de la Cultura ubicada en Roque S. Peña 86. 

Durante la misma, se expondrán relojes antiguos y objetos pertenecientes a la relojería León. Permanecerá abierta al público hasta el 18 de diciembre con entrada libre y gratuita.

ALBERTO SILVERIO LEÓN

Nació en Carmen de Patagones el 20 de junio de 1915. Casado con Élida Celina Fredes, se trasladó a Puerto Madryn alrededor de 1947. Los relojes fueron su pasión y su oficio principal, la relojería, razón por la cual decidió establecerse y dedicarse a este rubro.

De personalidad inquieta y curiosa, incursionó en el aeromodelismo, en el vuelo, fue piloto, navegante y carpintero. También tuvo una participación activa en el Tiro Federal; en muchos torneos obtuvo importantes premios y trofeos. Otra actividad a la que le dedicó tiempo fue el automovilismo.

Fueron muchos años dedicados a la relojería y su habilitación comercial bajo el rubro: “Joyería y Relojería León” el 1 de octubre de 1953, por lo que se considera uno de los primeros relojeros de esta bella ciudad.

Vivió siempre en el barrio Parry Madryn y allí llegó a su vida y la de Élida su único hijo: Mario Oscar León, conocido por todos como “Marito”. Su hijo creció rodeado de este tic tac permanente con innumerables relojes y aprendió este oficio, aunque su pasión fue la música.

Ya en actividad, apareció en la vida de Alberto un ser muy especial, originario de Tigre (Buenos Aires), el gran Horacio Cabito a quien le abrió las puertas, no sólo del local sino las de su vida familiar, y así lo fueron: una familia. El querido Horacio desplegó su arte en la joyería.

“Berto” (así era llamado Don León) se dedicó no solamente a la venta, sino al armado y creaciones de relojes de gran variedad, armado de cajas de música, e infinidad de elementos.

Era muy solicitado y su reconocimiento trascendió límites de manera tal que iban a que él pudiera solucionar algún desperfecto o creara algo especial, incluso ya con sus 90 años aunque su visión no le permitía continuar.

En uno de los viajes familiares hacia su ciudad natal, sufrió un cuantioso robo del cual no pudo sobreponerse y lamentablemente tuvo que cerrar el local, pero continuó dedicándose a los relojes. Muchos de los madrynenses y/o vecinos pueden contar anécdotas y hablar de su don de gente, amable, siempre con una sonrisa. Alberto Silverio León falleció el 26 de junio de 2008.